Este artículo está especialmente pensado para quienes visitan Chile por pocos días. En entradas anteriores ya hemos mencionado los atractivos de Santiago, así que en esta ocasión propondremos una ruta complementaria por tratarse de una que puede realizarse en tan solo un fin de semana y a muy poca distancia de la capital. Vamos a explorar un circuito del Litoral Central Chileno que comprende a Viña del Mar, también llamada la “Ciudad Jardín”, luego el puerto de Valparaíso, también conocido como “La Perla del Pacífico”, y terminaremos en uno de los más importantes pueblos costeros que forman parte del Litoral de los Poetas. Nos referimos a Isla Negra, lugar en el que vivió el famoso poeta y amante del mar Pablo Neruda.

Viña del Mar, también llamada la “Ciudad Jardín”, es uno de los destinos preferidos por turistas y chilenos para visitar en verano / Foto: Chile Travel

Viña del Mar

Viña es una de las ciudades más importantes a nivel turístico de todo Chile. Se encuentra a 120 kilómetros de Santiago y se puede llegar a ella en dos horas y media de viaje ya sea en vehículo particular o en buses de pasajeros. Estos últimos salen todos los días cada veinte minutos desde los terminales San Borja, Alameda y Pajaritos.

Lo primero que le llamará la atención al llegar a esta ciudad es lo cuidado del entorno, los bellos jardines de los parques y plazas y la variada oferta de entretenimiento y gastronomía. Viña es conocida por su casino emplazado en un histórico edificio de estilo greco romano, en la que el visitante encontrará elegantes y espaciosas salas donde podrá jugar un sinfín de juegos de azar, desde las ruidosas tragamonedas hasta la clásica ruleta y el infaltable blackjack.

En Viña también se encuentra uno de los balnearios más concurridos por los jóvenes, nos referimos a Reñaca cuya playa en verano explota y se transforma en escenario de eventos musicales al aire libre. Muchos programas de televisión locales e internacionales también se instalan en Reñaca durante el verano para cubrir el Festival de Viña, lo que le da un toque de glamour y una pizca de farándula a las noches en periodo estival.

Ahora, si quieres un poco más de tranquilidad, Viña también cuenta con otras playas como los Marineros, Las Salinas y Playa Estero. Otro panorama apto para toda la familia es visitar el jardín botánico ubicado en el Parque Quinta Vergara. En su interior se encuentra el Palacio de Vergara, que a su vez contiene el Museo de Bellas Artes. Algunos otros edificios también interesantes de este lugar son los Palacio Rioja, el Museo Fonck, el Museo Anquetín, el Palacio Carrasco, Castillo Wulff, o el Teatro Municipal. Sin embargo, la postal más famosa de Viña se encuentra en el reconocido Reloj de las Flores, un hermoso y colorido jardín de plantas y flores que forman los números y manecillas de un reloj.

Tip de viaje: En Viña del Mar encontrarás una variada oferta hotelera, pero te recomendamos que elijas uno con vista al mar. Los precios por una habitación doble fluctúan entre los 50 USD y los 245 USD. La diferencia es notable, pero tiene que ver principalmente con ubicación del hotel, su oferta interna de entreteniendo y relajación (spa, restaurant, etc.) y la envergadura de sus instalaciones. De todas formas, no hay nada que un buen hotel boutique le pueda envidiar al mejor hotel de Viña si vas por solo una noche.

La postal más famosa de Viña del Mar se encuentra en el hermoso Reloj de las Flores / Foto: Chile Travel

Valparaíso

Valparaíso y Viña del Mar son ciudades conurbadas, están literalmente una al lado de la otra y se puede llegar a ella en transporte público o incluso en taxi. Sin embargo, Valpo es muy diferente a Viña. Por supuesto que se trata de una cuestión de gustos, pero si esperas encontrar bellos y prolijos jardines como en Viña, te advertimos que este no será el caso. Así que debes estar preparado para recorrer el puerto principal de Chile con calma, pues se trata de una ciudad extraña que fue construida sin plan regulador, es decir que surgió de manera caótica y orgánica.

Valparaíso tiene un aroma a poesía, a tertulias de artistas, a bohemia y a melancolía de glorias pasadas. Es la ciudad de los murales y los graffitis, de los gatos y los perros callejeros, de los adoquines y los pasadizos. Es un lugar en que la creatividad fluye sin límites, y eso puede apreciarse no solo en sus paredes, sino también en los cientos de espacios culturales y en los atelieres que muchos artistas han decidido instalar aquí.

Los atractivos de “Valpo” ´pueden ser apreciados desde que uno llega a la ciudad, comenzando por su particular transporte público. Al estar emplazada sobre varios cerros, las autoridades debieron desarrollar un sistema de ascensores que conectaran distintos puntos del plano con los barrios que se encuentran a mayor altura, lo cual aliviana bastante la caminata que de otra forma debiera hacerse subiendo escaleras de infinitos peldaños. También se conservan los antiguos trolebuses o “trolleys”, un tipo de bus que se alimenta de la energía de los cables que cuelgan sobre las calles por las que circulan. Estos comienzan su recorrido desde el plano y llegan hasta Cerro Alegre y Cerro Concepción, sin duda los barrios más turísticos de Valparaíso. Una vez ahí encontrarás una variada oferta de hostels y hoteles boutiques (no grandes hoteles).

En Valparaíso el mejor panorama es simplemente caminar, es una ciudad para perderse, explorar y sacar fotos. Te recomendamos que visites la Plaza Bismarck, El Paseo Yugoeslavo, el Pasaje Atkinson, el ascensor del Cerro Polanco, la Plaza de La Matriz y el Mercado. Si vas a este último, no puedes perder la oportunidad de comer un buen plato de pescado frito con agregado o una paila marina, platos muy frescos y a precios populares (7 USD aproximadamente).

En Valparaíso el mejor panorama es simplemente caminar, es una ciudad para perderse, explorar y sacar fotos / Foto: Daytours4u

Tips de viaje: Instalarse en los cerros de Valpo no es recomendable para personas con algún tipo de discapacidad motriz, por la sencilla razón de que sí o sí tendrán subir y bajar escaleras y caminar por callecitas que no siempre tienen el asfalto o los adoquines en las mejores condiciones. Para este tipo de visitantes lo más cómodo será alojarse en el centro plano, y tomar taxis en caso de querer visitar algún bar, restaurante o museo que se encuentre en los cerros.

Los alojamientos en hoteles boutique de Valparaíso suelen tener los mismos precios que en Viña del Mar aunque no incluyan spa o restaurante dentro de sus instalaciones. Esto sucede porque por lo general se trata de edificios restaurados con valor patrimonial y arquitectónico, y en otros casos porque han sido diseñados por reconocidos artistas o decoradores de interiores. Entonces lo que se le cobra al turista es también la experiencia estética de alojarse en un lugar con estas características. Sin duda, la opción más económica y no menos recomendable es alojar en un hostel, que suele ser la opción más utilizada por los jóvenes turistas norteamericanos y europeos. Una noche en una habitación individual en Cerro Alegre puede costar en promedio unos 60 USD la noche y 30 USD si es en habitación compartida.


Isla Negra

Suponiendo que es domingo por la mañana y que usted se encuentra desayunando en Valparaíso mirando el mar y aprestándose para partir rumbo a Isla Negra, aquí tiene las indicaciones necesarias para llegar: debe dirigirse al terminal de buses ubicado en la calle Pedro Montt y comprar un pasaje en la compañía Peñuelas Pullman Bus. Este pasaje cuesta unos 5 USD en temporada baja y 7 USD en temporada alta aproximadamente. Tiene por delante un viaje de una hora y media, así que podrá dormir un rato y reponerse en caso de que haya probado la noche porteña en la jornada anterior.

Al llegar a Isla Negra experimentará el contraste con lo que visto en Viña y Valpo, ya que ahora se encontrará en un pueblito mucho más pequeño y rústico de casas bajas de madera y una que otra casona antigua de la vieja aristocracia santiaguina. Originalmente llamado Las Gaviotas, el pueblo cambió oficialmente de nombre luego de que Pablo Neruda se enamorara de este lugar y lo rebautizara con su nombre actual. Algunos dicen que le llamó Isla Negra por ser el refugio que eligió el poeta para aislarse del mundo a su regreso de Europa, período en el que escribió una de sus obras cumbres, el Canto General.

No se trata de un balneario propiamente dicho, ya que la paya está obstaculizada por extensos y oscuros roqueríos. Isla Negra es más bien un lugar en el que el turista podrá conectarse con la impresión emotiva que lo invadió a Neruda la primera vez que vio romper las olas furiosas del Pacífico en esa costa dentada. Aquí la mayor atracción es la casa museo del poeta, la cual fue ampliando y refaccionando poco a poco hasta convertirla en su preferida, ya que en total tuvo tres casas. Las otras dos eran la Chascona y la Sebastiana. La entrada general a la casa de Isla Negra tiene un valor de 6,5 USD y los horarios de atención son de martes a domingo de 10 a 18 hs.

La mayor atracción de Isla Negra es la casa museo de Pablo Neruda; la entrada tiene un valor de 6,5 USD. ¡Imperdible! / Fuente

Tip de viaje: Una vez haya terminado su visita a la casa de Neruda, tal vez tenga ganas de comer antes de volver a Santiago. Le recomendamos un restaurante que se llama El Rincón de la Florencia que queda a pocos metros. No se arrepentirá, acá encontrará platos típicos y abundantes elaborados con productos frescos del mar, carnes, pan amasado y también menús para niños. Buenos precios y la mejor atención. Una comida para dos personas puede llegar a costar unos 48 USD.

[otw_shortcode_button href="https://www.chile4utours.com/es/" size="medium" icon_type="general foundicon-cart" icon_position="left" shape="square" css_class="text-decoration:none;" target="_blank"]¡Reserva aquí los mejores tours y actividades en Chile![/otw_shortcode_button]

Por: Brian Gray, antropólogo y muralista chileno especialista en la cultura visual urbana